Se trata de una familia de virus que pueden causar una serie de enfermedades que pueden ser realmente peligrosas para la salud. Afectan directamente al sistema respiratorio desde un simple resfriado hasta un sindrome respiratorio agudo severo (SRAS).

Síntomas

En general, los síntomas principales de las infecciones por coronavirus pueden ser los siguientes. Dependerá del tipo de coronavirus y de la gravedad de la infección:

  • Tos.
     
  • Dolor de garganta.
     
  • Fiebre.
     
  • Dificultad para respirar (disnea).
     
  • Dolor de cabeza.
     
  • Escalofríos y malestar general.
     
  • Secreción y goteo nasal.

Lo mejor que podemos hacer por ahora es mantener una higiene básica, evitar todo tipo de contacto físico con las personas y los objetos, usar alcohol y gel anti-bacterial para contrarrestar el virus.

Pero más allá de todos esta súper higiene debemos fortalecer nuestro sistema inmunológico al máximo para que ni este ni ningún otro tipo de virus pueda afectarnos. Por eso te dejare los siguientes Bio-Hacks y micro nutrientes que te ayudarán:

Bio-Hacks

Estos son algunos de los hábitos que unidos a las recomendaciones de la OMS, puedes adoptar YA MISMO para aumentar la protección ante el coronavirus y prácticamente cualquier enfermedad.

– Dormir bien

Un buen sueño permite que tu sistema inmune use recursos energéticos que el cerebro y los músculos necesitan cuando estás despierto. Al dormir, tus defensas salen de la circulación, se depositan en los ganglios linfáticos y se preparan para el próximo día de trabajo,

– Ejercítate moderadamente

Esto ayudará al sistema linfático a fluir y drenarse mejor, lo que te permitirá prevenir infecciones más eficazmente las infecciones e incluso otras enfermedades, como el cáncer. Ahora bien, evita el sobre entrenamiento, ya que se te elevarán tus niveles de cortisol mermando tus defensas.

– Disfruta del sol

La exposición regular al sol aumenta los niveles activos de Vitamina D en tu sangre, esencial para el funcionamiento óptimo de tus defensas. Evita eso sí, la sobrexposición ya sea resguardándote o cubriéndote antes de llegar a la mitad del tiempo que te irritaría la piel.

– Nunca te estreses

Al estresarte, tu capacidad para combatir los antígenos se reduce, haciéndote más susceptible a las infecciones. Se ha comprobado que los corticoides (hormonas del estrés) pueden deprimir tu sistema inmunitario (por ejemplo, disminuyendo la cantidad de linfocitos), y eso es lo último que necesitas.

– Nutre tu cuerpo

Las calorías vacías y pro-inflamatorias de los alimentos procesados, debilitan tu sistema inmunológico por múltiples vías si reemplazas esos PRODUCTOS por COMIDA REAL, le das a tu cuerpo una oportunidad mejor de defenderse de ataques externos.

– Ayuna

Hemos evolucionado en un entorno de escasez, por lo que nuestro cuerpo se adaptó a períodos de ayuno que aprovecha para llevar a cabo tareas de limpieza y reparación. Además, la restricción calórica mejora nuestra capacidad para combatir enfermedades inflamatoria, metabólicas y autoinmunes.

Aquí encontrarás más información sobre el ayuno y sus beneficios.

Micro nutrientes

Estos micro nutrientes juegan un papel clave en un SISTEMA INMUNE FUERTE capaz de bajar la probabilidad de contagio o de superar con éxito la enfermedad.

– Vitamina D

La fuente principal es la exposición al sol. Si te suplementas hazlo en la forma D3 combinada con la Vitamina K2, para explotar las sinergías que se dan entre ambas.

– Vitamina C

Abunda en verduras y frutas crudas, especialmente las más coloridas. En suplemento, la Vitamina C liposomada presenta una mejor absorción.

– Magnesio

Chocolate negro, frutos secos, semillas, aguacates o paltas, espinacas… son algunos de los alimentos más ricos en este mineral. Si te suplementas, busca las formas más bioaslimilables.

– Zinc

Abundante en carnes y pescados (especialmente ostras y otros mariscos), pero ha gente con problemas de asimilación (y en tal caso un aporte extra puede ayudar).

Se recomienda consumir:

Hombres adultos: 11 miligramos de zinc al día y 55 microgramos de selenio

Mujeres adultas: 8 miligramos de zinc diarios (en gestión de lactancia aumentar a 12 miligramos) y 55 microgramos de selenio (en gestión de lactancia 70).

– Selenio

Pescados como el atún, los mariscos, la carne, setas y, muy en especial, las nueces de Brasil son excelentes fuentes. Un plus de suplemento puede ayudar a reducir la carga tóxica de muchas personas.

Sígueme en @imaaronsalas y @seamos.fitness para que descubras más Bio-Hacks que te ayudarán a tener una vida más saludable.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *