¿Te consideras alguien perezoso?

Déjame que te diga que esto es más normal de lo que parece, y según sea el nivel de pereza que tienes, esto te afectará más o menos y te hará tener mejores o peores resultados.

La palabra pereza viene del latín pigritia que significa negligencia, astenia, descuido o tedio en realizar ciertas actividades.

Anteriormente, este concepto tenía que ver con la tristeza o depresión.

La pereza y/o las personas personas que son perezosas, están mal vistas por la sociedad, sin embargo, debemos entender el porqué de la pereza para poder hablar.

Es una cuestión energética y emocional.

Los seres vivos tendemos a no malgastar energías si no es absolutamente necesario, es decir, si no vamos a obtener un beneficio no tiene porque ser seguro inmediato.

¿Es la pereza un problema?

Te responderé esta pregunta con un ejemplo… así lo tendrás más claro.

El miedo es un mecanismo de defensa que te puede salvar la vida en un momento dado ¿verdad? El miedo, en principio, no es un problema, a no ser que no sepas controlarlo y te limite en gran medida tu vida.

Con la pereza pasa lo mismo. La pereza es neutra y de forma puntual no es mala.

La misma se convierte en un problema cuando la procrastinación (dejar para otro momento) deja a un lado acciones, actividades o tareas que son importantes o hasta vitales para ti, aunque no lo sepas o no seas consciente, como por ejemplo: El ejercicio y la actividad física.

La pereza normalmente va muy ligada al aburrimiento. Las cosas que nos aburren, por muy necesarias que sean para nosotros, nos dan pereza.

Solución

Debemos comenzar a trabaja-jugar

¿Recuerdas la última vez que jugaste ese videojuego súper adictivo? Comenzabas en un nivel de principiante, súper amateur, y a medida que avanzarás iba aumentando la dificultad del mismo, y tú sin darte cuenta sólo querías pasar todos los niveles.

Así es como tienes que aplicar en tu vida.

Haz que todo sea mucho más fácil para realizar aquellas actividades importantes, algunas cosas podrían ser:

  • Preparar tu mochila para el gimnasio un día antes.
  • Preparar las comidas saludables un día antes.
  • Darte de alta en un gimnasio que quede cerca de tu casa, trabajo o universidad.
  • Acordar con un amigo para ir juntos al gimnasio.

También puedes recompensarte a la vez que cumples tus actividades… Tal vez quisieras ver la serie a la misma hora que vas al gym, entonces llévate los audífonos y mira la serie a medida que estás en la caminadora.

O… también puedes aprovechar de escuchar podcast a medida que entrenas… ese tipo de cosas te harán el trayecto mucho más cómodo.

Déjanos saber que técnica usas tú para combatir la pereza y perseguir tus sueños.

Categorías: Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *